La harina es quizás uno de los elementos cotidianos que más utilizamos en nuestra cocina para todo tipo de elaboraciones. En el mercado actual podemos encontrar una gran variedad substitutiva a la habitual. Si bien el uso de la harina de trigo es inherente en nuestro territorio, se pueden utilizar otras muchas que hacen la misma función y se adaptan totalmente a nuestras elaboraciones, incluso más saludables y aptas para gente que sufre algún problema alimenticio o intolerancia.

Dentro de las variedades que hay, destacamos las tipologías de harinas sin gluten pero que no solo se producen con cereales específicos que contengan este alérgeno y algunas legumbres. Sino que estas se pueden conseguir a través de frutas, semillas y algunas hortalizas, aportando un sabor exquisito y aptas para el consumo saludable. La cultura culinaria hace que sea complicado dejar de lado la harina convencional para darle cabida a otras pero recomendamos totalmente el arte de la experimentación en la cocina y probar nuevos sabores, sea dentro del interesante mundo de la repostería como hacemos en nuestro local, o para otro tipo de masas y pastas.

Es importante resaltar que en el uso de masas que no llevan levadura ya sea para la elaboración de crepes o pasteles, el resultado es muy parecido a lo que vendría a ser con harina convencional. Solo el sabor puede ser una variable pero que no difiere en los buenos resultados. Quizás la problemática que más nos podemos encontrar es al momento de hacer pan, ya que una de las principales funciones del gluten es mantener la miga pero se podría contemplar otras opciones como por ejemplo el uso de la goma xantana para que haga esta función.

Las tipología de harinas que podemos encontrar en el mercado actual

Tal y como hemos dicho, no te limites al uso de la harina de trigo. Si quieres descubrir un suculento abanico de posibilidades y de nuevas texturas no esperes más. A continuación te proponemos cinco opciones que harán que tus preparaciones sean de lo más originales y sorprenderán a todos lo que prueben tus resultados.

Algarroba

De color oscuro y poco usado en todos los sectores. La harina de algarroba es ideal para endulzar los platos. Su sabor es reconfortante y aporta una gran cantidad de azúcares naturales, aparte que es baja en grasas. Su sabor dulce evita que tengamos que añadir azúcares perjudiciales en las distintas elaboraciones. Gracias a su condición también es un recurso utilizado como sustituto del cacao y se introduce en elaboraciones como la crema de avellanas o en meriendas típicas con leche o magdalenas, como si se tratara de chocolate. Es usada mucho en platos para el sector vegano.

harina y crema de avellanas

Tapioca

Proviene del famoso arbusto llamado Yuca. Su cultivo, ya desde la civilización maya, es una fuente de propiedades nutritivas. Dicha harina se saca de las raíces de este árbol cuyos usos son muy frecuentados en las américas. Rica en fibra y con un alto aporte de hidratos de carbono, es un sustento ideal para aquellos que no pueden consumir gluten.
El número de posibilidades que podemos preparar con este condimento es infinito. Su versatilidad hace que pueda ser cocinada de muchas formas, sobretodo la yuca frita es considerado un clásico, donde también la propia tapioca puede usarse para salsas de acompañamiento. Aunque dentro de todos los procesos, se considera una harina muy válida para la repostería, en concreto para puddings y bizcochos. !Así que apresúrate a probar esta delicia!

pudding de tapioca

Maíz

Con ese sabor un poco dulce, la harina de maíz es también de uso frecuente en centro y sudamérica sobretodo en arrebozados y postres. No es habitual hacer pan con este tipo, se requiere mezclarlo para conseguir una buena miga. Indiscutiblemente, con dicha harina se producen las famosas tortillas de maíz. Podemos encontrar dos tipos una de blanca y otra más amarillenta, siendo esta última integral. Los platos elaborados con esta, son totalmente reconocibles, primero por su color y segundo por su sabor tan característico.
Son muy frecuentes en platos como la Arepa, un tipo de empanada muy rica y sabrosa o el propio Gofio, emblemático elemento de nuestras Islas Canarias para hacer todo tipo de galletas y panes.

tortitas de maiz

Garbanzos

Este tipo lo podemos encontrar de forma muy recurrente en muchos mercados y supermercados. Su uso ha ido creciendo de forma exponencial en los últimos años. Utilizada en gran mayoría en la zona de Andalucía, Italia y fuera de Europa, en concreto en la India, la usan de forma tan recurrente como la de trigo. Su gran variedad de ventajas en el ámbito saludable y nutritivo, aparte de su condición versátil, la hacen un complemento de los más ideal en la cocina. Muchas veces también es utilizada, mezclada con agua,como un sustituto del huevo para muchos tipos de platos. Lo más habitual para preparar con este tipo de harina, es el pan fino aunque deja un toque de gusto amargo e incluso para masas de pizza.

pan con harina garbanzos

Soja

Esta harina se obtiene de los propios granos de soja molidas de manera muy fina. Es un alimento muy nutricional, contiene un gran porcentaje de proteínas y fibra. Su uso más habitual es el de repostería y producción del pan. Uno de los beneficios es en su uso en la elaboración de rebozados ya que sus características hacen que absorbe menos grasa. También es habitual para preparar leche con este tipo de harina.

tortillas hechas con harina de soja

De esta forma ahora ya tienes cinco ideas para poder elaborar tus procesos culinarios y ser original, además de nutritivas y más saludables que la propia harina de trigo. Prueba los distintas texturas y atractivas que te dan estas opciones y verás como aunque puedan llegar a ser el mismo plato, podemos darle un toque diferente gracias al sabor que te dan dichos productos.