Las barras energéticas contribuyen de forma natural a aportar una serie de nutrientes a la dieta diaria, aparte de suministrar energía, son consideradas como una alternativa nutritiva para cubrir determinadas necesidades de manera muy puntual, debido a que son un complemento alimenticio muy nutritivo.

Son de fácil adquisición, ya que se pueden encontrar en muchos supermercados y además pueden ser elaboradas con mucha facilidad en casa usando diversos ingredientes a base de frutos secos o frutos desecados, chocolate y cereales como el muesli, avena, trigo, maíz y arroz, lo que hace que su consumo sea apto para las personas que son intolerantes al gluten y a la lactosa, siempre y cuando se tome en cuenta su composición.

En la actualidad, se están transformando en un complemento de la nutrición de multitud de personas, y es que, gracias a su valor calorífico y nutricional brindan la energía y los nutrientes precisos para el organismo, reemplazando de esta forma a otra variedad de comida porque poseen minerales, vitaminas E, B, C, fósforo, magnesio, zinc y ácido fólico que asisten en el metabolismo energético.

Se emplean por lo general, para incrementar la densidad calorífica en los momentos en que la dieta, por sí misma, no es capaz de aportar todas y cada una de las kilocalorías que el organismo demanda, ya que la mayoría de las barras aportan entre 3 y 5 kilocalorías por gramo. Poseen grasas y proteínas, además de vitaminas y minerales, su porcentaje de macronutrientes en su contenido está determinado según el tipo de barra y del empleo adecuado.

Algunas pueden contener un gran volumen de proteínas y poca cantidad de grasas e hidratos de carbono, las cuales están destinadas para personas que procuran bajar de peso y precisan un alimento que pueda cubrir la necesidad de comer fuera de los horarios normales de comida, sin embargo, en el caso contrario, las barras energéticas con contenidos equilibrados de hidratos de carbono, grasas y proteínas, están destinadas para los atletas o para aquellas personas muy activas, que precisan de un consumo veloz de calorías para recuperar sus fuerzas, ya que son un nutriente que proporciona energía a corto y mediano plazo.

La clasificación de las barritas energéticas

barras energéticas
Podemos encontrar barras que poseen hidratos simples, es decir, las que aportan azúcares simples y que el cuerpo asimila de manera rápida, aportandonos una energía instantánea. Por otra parte están la que contienen hidratos de carbono complejos que hacen que el organismo tarde considerablemente más en asimilarlos y aprovecharlos, por lo que nos sostendrá por un tiempo mayor, convirtiéndola en más útil al momento de que aparezca el apetito entre comidas. Los ingredientes que incluyan, sin duda van a ser los que marcarán sus peculiaridades, no obstante, pueden clasificarse de la próxima manera:

  • Hidrocarbonadas: están compuestas en su gran parte de este macronutriente, llegando algunas a contener hasta más del 70% aproximadamente.
  • Proteicas: tienen alto contenido hidrocarbonado y de proteínas lo que las hace parte de este conjunto.
  • Cereales: avena, muesli, trigo, maíz, arroz.
  • Chocolate y multifrutas

Para finalizar, ten en cuenta que el empleo de barras, así como la de cualquier complemento alimenticio, no deben sobrecargar de nutrientes innecesarios en la dieta. Por lo que debes asegurarte de consumirlas cuando se precisan y bajo el control de una persona especialista.