A estas alturas ya todos conocemos donde se encuentra la proteína del gluten… en el centeno, cebada, trigo y otros derivados. Pero tampoco hay razón para darle más vueltas al asunto y menos en la actualidad donde podemos localizar una gran cantidad de alternativas en el mercado. Cabe decir que la alimentación sin el consumo de los cereales comentados no es muy fácil de llevar debido al hecho que todos ellos son productos que en muchas zonas del continente europeo y España incluido, son un pilar fundamental y son utilizados en masa por la industria alimentaria. Por esta razón destacamos que en mayor parte los productos libres de gluten no llevan trigo, pero hay que ser muy precavidos, ya que podemos encontrar productos hechos de almidón de trigo y que pueden hacernos dudar de su consumo. De esta manera, es de paulatina importancia regirse en base al etiquetado de cada uno de los alimentos que vamos a consumir. Aún así y con todo esto, el control debe ser exhaustivo para evitar la contaminación cruzada cuando puede haber riesgo de que otros sustentos puedan provocar una afectación en la comida que vamos a consumir.

Así pues, en el siguiente artículo vamos ampliar un poco más la oferta de cereales aptos para el consumo de los celiacos como hemos ido haciendo en anteriores posts comentado algún que otro producto también ricos en grasas vegetales.

A modo introductorio, incidimos en que la siguiente lista son comestibles que nos aportan grandes beneficios en materia saludable como podría ser en la prevención de enfermedades cardiovasculares y reguladores de tránsito intestinal debido a sus altos aportes en fibras y los bajos índices glaucémicos. Esperemos que os puedan dar ideas para su consumo para complementar vuestros platos.

  • Trigo sarraceno

    Su gran cantidad de fibra y su función intestinal correcta hace de este alimento un complemento muy bueno para cualquier plato. Del mismo modo que otros cereales como la quinoa, este contine proteína de alta calidad. Es también importante saber que si aún no has tenido la oportunidad de probarlo su sabor es muy intenso y de textura fina. Podemos preparar unas albóndigas con este cereal o por otro lado si eres más cocinitas preparar una base para las crepes.

    trigo-sarraceno

  • Teff

    Quizás te pueda sonar a chino, pero este cereal es un gran sustituto para aquellos que no pueden comer gluten. Su aroma es tostado y dulce e ideal para una función digestiva y antioxidante. Cabe decir que aporta una cantidad de fibra más grande que el promedio de los otros granos. Puedes preparar unos muffins de teff con chocolate para una merienda diferente.

    teff-cereal

  • Arroz integral

    Aparte de un gusto exquisito, este cereal nos aporta una gran cantidad nutricional y es un buen regulador de diversos trastornos estomacales si se cocina de forma correcta. Hay que tener en cuenta que podemos encontrar una gran variedad de este tipo de arroz como podría ser el arroz jazmín o el rojo. Preparar un arroz integral al wok o salteado con verduras son siempre buena elección.

    arroz-integral

  • Amaranto

    Contiene casi todos los aminoácidos que necesitamos para nuestro organismo y una buena fuente de las consideradas buenas grasas. También es conocido por su ayuda a la prevención de enfermedades cardiovasculares y un alimento saciante para aquellos que están en dieta. Preparar un budín de amaranto o hacer pan con este tipo de cereal puede ser una opción para los celíacos.

    amaranto

  • Mijo

    Rico en hidratos de carbono complejos, saludables y con un alta fuente de valor nutricional. Contienen como la mayoría de cereales, grasas insaturadas que benefician al corazón. Recomendamos preparar unas hamburguesas de mijo o una ensalada para un buen entrante.
    mijo

Para concluir, reitereamos de nuevo que aún siendo los cereales una de les bases en la pirámide nutricional de la dieta mediterránea, es primordial conocer aquellas opciones que con seguridad podemos recurrir ellos. En algunos casos como por ejemplo la harina de arroz que no contiene gluten de manera natural, si dentro de su proceso de fabricación no se tienen en cuenta la posible contaminación cruzada, todo irá en vano.

Te animamos a probar estos cereales y que de buen seguro van a ser de tu agrado si los cocinas a tu manera y dejando volar la imaginación en la cocina.