Los compuestos fitoquímicos o alimentos funcionales son producidos por las plantas y que hallamos en alimentos principalmente de origen vegetal biológicamente activa, que aportan efectos muy positivos y ventajosos para la salud. Ciertos científicos mediante distintos estudios, consideran que éstas sustancias podrían contribuir considerablemente con la reducción del peligro de tener cáncer hasta un 40%, incluso con el retardo del proceso de envejecimiento y con distintas enfermedades como las afecciones cardíacas, hipertensión, cataratas, osteoporosis e infecciones de la vía urinaria.

Otras propiedades que se le atribuye es la de tener efectos antioxidantes, regulan las enzimas desintoxicantes, estimulan el sistema inmune y el sistema hormonal, tienen actividad antibacteriana y antiviral, además de que asisten con la protección de la salud celular, debido a que bloquean la acción de las toxinas y mutágenos, favoreciendo su supresión y a la vez impidiendo que éstas sustancias puedan llegar a los lugares más precisos dentro de las células y aportan cualidades organolépticas o sensoriales a los comestibles donde están presentes.

Al consumir más verduras, frutas y hortalizas que poseen sustancias fitoquímicas y cuanto menor sea la manipulación y procesamiento a los que se someten las comidas, mayor cantidad de componentes fitoquímicos preservará. Por esta razón, procesos como el refinado de cereales, los calentamientos intensos y prolongados, disminuyen el contenido de fitoquímicos de los comestibles. Estos compuestos son los encargados de asignar color, fragancia y sabor a los platos.

Clasificación y tipos de alimentos que contienen fitoquímicos

vegetales fitoquímicos
Pueden encontrarse conjuntos fundamentales de sustancias fitoquímicas saludables para incluir en tu dieta si deseas incrementar el consumo de alimentos ricos en fitonutrientes. A continuación te señalamos donde puedes encontrarlo:

Fenoles

  • Flavonoides: son colorantes naturales de los vegetales, tiene compuestos bioactivos como la antocianinas, catequinas, isoflavonas, taninos, rutina, quercetina. Se hallan en frutas cítricas, cereza, manzana, uva, grosella, acerola, té, cebolla y pimiento.
  • Ácidos fenólicos: ácido fítico, ácido gálico, ácido clorogénico, vainillina. Estas sustancias influyen en la calidad, aceptabilidad y estabilidad de los comestibles, en tanto que actúan como colorantes, antioxidantes y dan sabor. Ciertas de sus fuentes más abundantes son las legumbres, cereales integrales, té y alcachofa.
  • Polifenoles no flavonoides: resveratrol, lignanos, proporciona los colores vibrantes a las frutas, bayas y vegetales, aparte de contribuir a la amargura, astringencia, sabor, aroma y estabilidad oxidativa de los comestibles. Está presente en el vino tinto mediante el resveratrol, y en las semillas de lino, cereales integrales, legumbres, frutas y hortalizas a través de los lignanos.

Terpenos

  • Carotenoides: son las substancias que en nuestro organismo se convierten en vitamina liposoluble de tipo A, los licopenos, alfa-caroteno, luteína, beta-caroteno, capsaicina. Otorgan ese color amarillo, naranja o rojizo a las frutas y verduras y está presente en la zanahoria, calabaza, naranja, mango, espinaca, tomate, sandía, pomelo, pimiento colorado, papaya tiene su representación.
  • No carotenoides: fitoesteroles, saponinas, limonoides. Los aceites vegetales, soja, comestibles enriquecidos, mandioca y quinoa son de los alimentos con elevado contenido en fitoquímicos no carotenoides.

Tioles o Componentes azufrados

  • Indoles: este conjunto está representado por el repollo, coles de Bruselas, coliflor, espinaca o bien brócoli son los más ricos en clases.
  • Glucosinolatos: aportan el sabor y fragancia propios de las crucíferas debido a la presencia de azufre en su composición, las fuentes alimentarias de este grupo son las coles de Bruselas, lombarda, brócoli, coliflor, berros, rábanos nabo y en compuestos organosulfurados presentes en el ajo.

Tocoferoles

  • La participación de muchos se presenta mediante la vitamina liposoluble E. Sus fuentes fundamentales son aceites vegetales, frutos secos, vegetales de hoja verde y cereales integrales.

Por último, ten en cuenta que los nutricionistas siempre recomiendan una dieta balanceada en la que debes incluir tanto verduras, frutas, legumbres como granos integrales, ya que son un alimento con gran aporte nutritivo.