De este modo, el sector gastronómico se compromete cada vez más con la población celíaca y, afortunadamente, las opciones de comidas sin gluten se han multiplicado durante esta última década. Sin embargo, aún queda mucho por hacer en este rubro, para que finalmente las personas que viven con esta enfermedad puedan confiar en el menú de un restaurante o en la lista de ingredientes de un alimento procesado.

¿En qué criterios te basas para elegir un lugar para salir a comer o a tomar algo? ¿Sabes que significa la inscripción “puede contener trazas de gluten” en la etiqueta de un alimento? En el siguiente artículo profundizamos sobre estos aspectos así que prepara papel y lápiz para no perderte nada.

El desafío de elegir un restaurante que realmente elabore un menú sin gluten

Aunque existen leyes que obligan a los restaurantes a ofrecer menús acordes a las necesidades de este grupo, aún hoy en día es toda una hazaña encontrar un establecimiento que respete las normas de manipulación higiénica para garantizar la seguridad del plato final. Una vez más, aparece la amenaza de la contaminación cruzada.

Cada país pone a disposición de los establecimientos alimentarios un manual que especifica todos los aspectos relevantes a la hora de elaborar un menú de esta tipología, en Catalunya por ejemplo existe un texto, llamado restauración sin gluten que incluye algunos de los siguienes parámetros:

  • Infraestructura y equipamiento (utensilios y electrodomésticos).
  • Compra de alimentos naturalmente libre de gluten (genéricos) o específicamente elaborados para celíacos.
  • Condiciones de almacenamiento de materias primas y alimentos elaborados.
  • Selección de ingredientes aptos y adecuada manipulación para mantener la inocuidad.
  • Exhibición y emplatado de los alimentos.
  • Servicio de los productos.

Por otro lado, los cocineros y los camareros deben ser capacitados para realizar su trabajo correctamente. Lamentablemente, pese a todas las normativas e instrucciones, son comunes las fallas en algunas de las etapas del proceso y, como consecuencia, el menú no es apto porque se ha contaminado.
Si quieres tener la certeza de que podrás disfrutar de una comida fuera de casa sin sufrir un daño en tu salud, lo más recomendable es que optes por un establecimiento que se dedique específicamente a elaborar preparaciones sin gluten. Otra herramienta útil es la aplicación FACEMOVIL de la FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos en España), gracias a la cual puedes encontrar todos los restaurantes que ofrecen menús seguros y aptos para esta condición.

Trazas de gluten en alimentos, ¿qué significa?

Por otra parte, el rotulado de los alimentos procesados suele ser ambiguo, a tal punto que el consumidor no puede descartar la presencia de algún derivado de trigo, avena, cebada o centeno en el producto en cuestión. Al leer la frase “puede contener trazas de gluten” en la etiqueta del alimento surgen las dudas:

  • ¿Puedo comer este alimento? La respuesta es NO. Aunque el término “trazas” haga referencia a una cantidad muy pequeña, no sabemos cuánto es en realidad.
  • ¿Por qué los fabricantes incluyen esta inscripción si no están seguros de que el alimento efectivamente contiene gluten? Muchas veces el alimento no lo contiene naturalmente, pero ha sido procesado o envasado en un establecimiento donde manipulan este alérgeno. Por lo tanto, no pueden asegurar que el producto sea apto.

Los únicos alimentos envasados que puedes consumir siendo celíaco/a son aquellos que exhiban el sello correspondiente en su etiqueta.

Si te preguntas cuál es la mejor manera de actuar si no estás seguro de la inocuidad de un alimento, la respuesta es no consumirlo. Esta siempre será la mejor decisión. Aunque los comestibles estén contaminados puede que no experimentes ningún síntoma, pero el daño a tus vellosidades intestinales ocurrirá de todos modos.

Cuando salgas a comer, consulta la aplicación de la FACE e invita a tus familiares, amigos o pareja a visitar un local exclusivo para celíacos. Cuidarás tu salud y tus seres queridos descubrirán nuevas recetas y sabores.

¿Cómo han sido tus experiencias con los menús libres de gluten?