Los frutos secos son deliciosos, nutritivos y versátiles. Constituyen una importante fuente de grasas saludables, proteínas, minerales y fibra. Aunque pueden resultar beneficiosos para casi cualquier persona, los frutos secos son sumamente provechosos en la dieta para celíacos debido a la variedad de productos que se pueden obtener de ellos.

¿Quieres descubrir algunas de las comidas y los refrigerios que puedes elaborar a partir de frutos secos crudos? Entonces este artículo es para ti.

¿Qué debo comprar y dónde?

Frutos secos crudos (sin tostar), por supuesto, libres de gluten. Aquí tienes dos opciones: comprarlos en bolsa cerrada o comprarlos a granel en una tienda especializada en productos para celíacos. No es conveniente adquirir frutos secos a granel en tiendas dietéticas convencionales porque existe un elevado riesgo de contaminación cruzada entre alimentos con y sin gluten.

¿Necesito algún electrodoméstico en especial?

Solo necesitarás un horno y una picadora de alta potencia. Si no tienes picadora, en su lugar puedes utilizar una licuadora para ciertas preparaciones. Además, también incluimos opciones con frutos secos enteros y, en estos casos, no es necesario triturar nada.

Ahora sí… ¡a sacarle partido a los frutos secos!

A partir de los frutos secos podrás elaborar crocantes, leches vegetales, harinas y mantequillas. A su vez, estos productos servirán como ingredientes básicos de otras preparaciones. Con un poco de tu tiempo y tu creatividad, surgirán nutritivas y sabrosas recetas.

Crocantes, dulces y salados

Los crocantes de frutos secos constituyen el refrigerio ideal para picar entre comidas, ya que no solo son saludables y deliciosos, sino que también calman el apetito por su alto poder saciante. Puedes utilizar un solo tipo de fruto seco o una mezcla de ellos. Un mix popular es nuez, almendra, cacahuete y anacardo.
Para el crocante dulce, basta con mezclar los frutos secos con un poco de miel (o sirope de arce) y aceite, y llevar a horno hasta que adquieran un color dorado y una textura crujiente. En el caso del crocante salado, los frutos secos se pueden combinar con sal (común, marina o del Himalaya), pimienta, cúrcuma y/o hierbas deshidratadas (orégano, tomillo, cilantro).
Para tener éxito en la elaboración de los crocantes, es fundamental forrar la placa del horno con papel vegetal (sulfurizado), mantener el horno a una temperatura media y revolver los frutos secos con espátula cada 5 minutos para lograr un tostado uniforme. Tras 15-20 minutos de horno, tendrás listo tu crocante.
Te recomendamos conservar estas preparaciones en un frasco con tapa para que no pierdan su textura crujiente y consumirlas en un plazo de 7 a 20 días.

Mantequillas vegetales, mucho más que un topping

La mayoría de nosotros hemos visto las publicaciones de Instagram en las cuales la mantequilla de cacahuete se luce como el topping de moda de gofres, biscotes, pancakes y cereales. Sin embargo, también es posible elaborar mantequillas a partir de otros frutos secos, tales como almendras, avellanas y anacardos. Estas mantequillas pueden ser utilizadas para elaborar productos de bollería y repostería, pero también sirven como ingrediente base para patés, salsas, cremas, helados y mayonesas veganas. Se puede variar su sabor combinándolas con hierbas, cacao, vainilla, frutas y hortalizas. Por ejemplo, la mantequilla de avellana puede ser mezclada con cacao en polvo para obtener una suave crema, ideal para rellenar bizcochos y muffins.

View this post on Instagram

🍫NUTELLA SALUDABLE🍫 Ingredientes: . 🌟200 g avellanas tostadas sin sal añadida (podéis encontrarlas en Lidl) . 🌟100 g de aceite de oliva 0,4 . 🌟100 g de cacao desgrasado sin azúcar añadido (tenéis en Mercadona, de Pedro mayo y valor) . 🌟5 dátiles sin hueso . 🌟200 ml de bebida vegetal o leche . . Estoy 😍 con la batidora Oster Pro 1100W @oster_espana aparte de potente y polivalente súper fácil de limpiar (que si alguna vez habéis hecho cremas este punto es vital 😂) . . Podéis conseguirla en la página web de corte inglés 👏🏻 . ¿Os animáis a hacerla? . Me hace muchísima ilusión ver que probáis y le dais vuestro toque a mis recetas así que no dudéis en etiquetarme ❤🙃 .. #ad #gunutricion #salud #dieta #healthy #heathymeal #health #nutrition #gym #nutriologa #fitmeal #diet #food #instahealthy #yummy #adelgazar #saludable #healthylife #vidasana #realfood #wholefoods #plantbased #healthyfood #healthychoices #sanoyrico #bbg #bajardepeso #instafood

A post shared by Centro Gabriela Uriarte (@gu_nutricion) on

Una picadora de alta potencia, de al menos 800 Watts, es indispensable para preparar tus propias mantequillas de frutos secos. Simplemente debes tostar el fruto seco elegido en el horno, colocarlo en el vaso de la picadora y triturar hasta obtener una consistencia homogénea. Un paso opcional, pero muy recomendable, es remojar el fruto seco durante 8 horas antes de triturarlo. En cuanto al almacenamiento, lo mejor es guardar la mantequilla en un bote de vidrio con tapa y conservarla en el refrigerador durante 7 a 14 días.

Harinas de frutos secos para darle un toque especial a la repostería

Tras colar la leche vegetal, observarás un remanente húmedo de pulpa de fruto seco. Puedes seguir 2 caminos: utilizarlo húmedo o secarlo para obtener una harina. En el primer caso, puedes emplear la pulpa húmeda como ingrediente de brownies, muffins y galletas. Lo importante es que la utilices en el corto plazo (24 a 48 horas). Para elaborar la harina, tienes que secar la pulpa en horno bajo (menos de 100 °C) y, una vez que está bien seca, debes triturarla para obtener una consistencia fina. En el refrigerador, las harinas de almendra, nuez y anacardo duran 2 o 3 meses. La clave está en distribuir bien la pulpa en una fuente de horno forrada con papel vegetal para que el secado sea uniforme y no queden restos húmedos.

Si elaboras tus propias leches, mantequillas, crocantes y harinas de frutos secos ahorrarás dinero y respetarás tu dieta. La preparación es sencilla y podrás llevarla a cabo con éxito incluso si eres un principiante en el arte de la cocina.

Solo deberás comprar frutos secos crudos que cuenten con la certificación de alimento libre de gluten y, si los manipulas adecuadamente, todos los productos obtenidos también serán aptos para celíacos. Además, todas las preparaciones anteriores pueden ser consumidos por veganos, alérgicos a la proteína de la leche de vaca e intolerantes a la lactosa.

¿Te has decidido a aprovechar al máximo tus frutos secos? Ahora ya sabes por dónde comenzar.