Existen muchas creencias erróneas alrededor de la salud y, por supuesto, la celiaquía no es la excepción. Aunque la enfermedad es cada vez más conocida y tanto pacientes como profesionales de la salud se esfuerzan por desmontar los mitos existentes, algunas ideas están muy arraigadas.
“Un poquito no te hará nada…” “ ¿Eres celíaco? Entonces no puedes comer harinas”, “Las mujeres celíacas no pueden tener hijos de forma natural”. Seguramente ya te has cansado de escuchar estas afirmaciones. A continuación, desmontamos estos mitos y varios más.

Las mujeres celíacas no pueden tener hijos

La celiaquía NO diagnosticada puede traer problemas para lograr la concepción, producir abortos espontáneos o impedir un correcto crecimiento fetal (retraso de crecimiento intrauterino). Sin embargo, una vez instaurada la dieta correspondiente, las complicaciones vinculadas con la fertilidad y la gestación se resuelven, y es posible tener un embarazo absolutamente normal.
De todos modos, aprovechamos la ocasión para aconsejar la realización de las pruebas diagnósticas para detectar esta enfermedad en cualquier mujer que tenga dificultades para concebir o que sufra abortos espontáneos. Una de las complicaciones de la falta de diagnóstico en mujeres es que se puede desencadenar una menopausia precoz, afectando permanentemente la capacidad reproductiva.

Un poquito de gluten no hace nada

Aunque pueda parecer increíble que este mito aún siga presente, muchas personas consideran que “un poco de gluten no hace nada”, más aún si la persona no presenta diarrea, ni hinchazón, ni malestar abdominal. Por supuesto que consumir alimentos no aptos o contaminados con el alérgeno hace daño, aún ante la ausencia de síntomas digestivos.

Las personas que viven con celiaquía no pueden consumir harina

Lo que no pueden ingerir son harinas con gluten, pero pueden reemplazarlas con harina de arroz, harina y fécula de maíz, harina de garbanzo, fécula de tapioca (yuca), fécula de patata, harina de algarroba o harina de trigo sarraceno, por citar algunos ejemplos.

La comida apta es desabrida y aburrida

Afortunadamente, esto ya no es cierto. Tanto las personas celíacas como muchos cocineros profesionales han experimentado con diversos ingredientes para lograr recetas aptas y deliciosas. La idea central es cuidar la salud y favorecer la adherencia a la dieta, pero sin dejar de lado el disfrute y el placer otorgados por los alimentos.
Un claro ejemplo es la enorme variedad de recetas dulces y saladas aptas que ofrecemos en Gula Sana, que nada tienen que envidiarles a los menús de las cafeterías convencionales.

Existen grados de celiaquía

No, no existen grados de celiaquía. Lo que sí se diferencia es el grado de lesión intestinal, tal como lo refleja la clasificación Marsh. Incluso personas diagnosticadas con la enfermedad piensan que “no son tan celíacas” porque comen una pequeña porción de alimento con gluten y no sufren ninguna molestia. Lo cierto es que aún en ausencia de síntomas, el daño intestinal puede ser muy severo.

La enfermedad se manifiesta siempre con diarrea

Rotundamente NO. El cuadro de diarrea, flatulencia, dolor abdominal e hinchazón constituye la presentación clásica de la enfermedad, pero existen síntomas extradigestivos, como la dermatitis herpetiforme, la anemia, la menarca (primera menstruación) tardía o el retraso de crecimiento que también son formas de manifestación de la patología.

Se nace con celiaquía

No todas las personas que actualmente viven con esta enfermedad han nacido con ella. Si bien esta condición tiene un componente genético que predispone a desarrollarla, también intervienen factores ambientales e inmunitarios. Por tal motivo, la celiaquía puede aparecer en cualquier momento de la vida.

View this post on Instagram

“Falso. La enfermedad celíaca puede desarrollarse y ser diagnosticada a cualquier edad. Se puede desarrollar a la hora de incorporar los cereales en la alimentación del niño, en la vejez o en cualquier otro momento. Precisamente, la enfermedad celíaca se diagnostica con mayor frecuencia en personas de entre 40-60 años de edad. El diagnóstico tardío es común y los síntomas pueden aparecer tanto en niños como en adultos, por lo que si empiezan a surgir algunos síntomas lo recomendable acudir al especialista para, si lo considera conveniente, someterse a las pruebas para confirmar o desmentir la enfermedad, sin tener en cuenta la edad del paciente.” Fuente: http://celicity.com/14-mitos-enfermedad-celiaca/. #Celiaquia #TipsCeliacos #MitosCeliacos #MitosCeliaquia.

A post shared by Menos Gluten (@menosgluten) on

Existe demasiada información falsa acerca de las alergias alimentarias. Las personas que las sufren, a diario tienen que dedicar tiempo y energía a explicar una y otra vez todas las consecuencias que tiene transgredir la dieta, aunque sea por una pequeñísima cantidad del alérgeno.

Comparte este artículo
con tu familia, pareja y amigos para que cada vez más personas cuenten con información veraz sobre esta enfermedad.