Si salir a comer o cenar fuera ya es una auténtica aventura para las personas con celiaquía, lo de viajar es aún más complicado. Entre las diferencias en la cultura, las barreras del lenguaje y el poco conocimiento que tienen en algunos lugares de esta patología viajar puede convertirse en una auténtica odisea. No obstante, ninguna de estas cuestiones deben ser un impedimento para que disfrutes de tus esperadas y merecidas vacaciones. Si te ves abrumado por la idea de viajar con tu condición, en esta entrada te damos algunas recomendaciones que seguramente te servirán para evitar el gluten a toda costa.

Preparativos antes de llegar a tu destino

Cualquier viaje empieza semanas o incluso meses antes de llegar al destino escogido y, si eres celíaco, tu caso no es diferente. Solo debes considerar algunas cuestiones que quizás personas que no sufren esta patologías dan por sentado.

  • Infórmate a consciencia sobre tu destino

    Informarte sobre los restaurantes gluten free en tu destino es la forma de no dejar nada al azar y caer, sin quererlo, en un local en el que no puedas comer nada. Puedes consultar la carta de los restaurantes por Internet o incluso llamar y preguntar.

    Logotipo restauración colaboración con la FACEOtra de las opciones más acertadas es consultar la web de la organización de celíacos del país que vayas a visitar o, si no vas a salir de España, entrar en la página de la FACE para consultar su lista de restaurantes que cumplen el convenio de colaboración con la organización. Podrás distinguir estos restaurantes y locales colaboradores por su logotipo.

    Como no todos los países es tan concienciados de igual forma con respecto a esta patología, es posible que no exista una organización específica. Si este es el caso del país al que viajas, lo más recomendable es que recurras a las redes sociales y te unas a los diferentes colectivos encargados de proporcionar información útil sobre dónde comer sin gluten y los establecimientos recomendados de diferentes países del mundo.

  • Pide información sobre los menús

    Cada vez es más frecuente que hoteles, hostales, resorts, compañías de aerolíneas, trenes o autobuses tengan un menú especial sin gluten para sus clientes. Es recomendable que, si no te supone un coste demasiado elevado, elijas este tipo de compañías así te aseguras que no te quedas con hambre durante el trayecto o tu estadía.

    En el caso de que organices el viaje por tu cuenta solo tienes que acudir a su página web o llamar y, si contratas el viaje, recuerda alertar a tu empresa de viajes de tu condición y ellos se encargaran de buscar establecimientos y transporte con este servicio de menú «personalizado».

  • Escoge un alojamiento con cocina incluida

    Si tienes la posibilidad de alquilar en tu destino un alojamiento con cocina ¡te ahorrarás muchos quebraderos de cabeza! Las ventajas de cocinar tu mismo/a tu comida son muchas: no tendrás que preocuparte por la contaminación cruzada, comerás casero y gastaras menos en el presupuesto de comida que hayas planeado. Puede que cocinar cada día no sea la idea de vacaciones que tenías pensada, pero es una cuestión a valorar si quieres estar tranquilo/a.

Una vez hayas llegado…

  • Que el idioma no sea una barrera

    Si vas a un país como Japón, China, Rusia o Tailandia, en el que su idioma puede ser muy difícil de leer, escribir o comprender, lo más recomendable es que lleves contigo una identificación de celíaco. Debes tener en cuenta que seguramente te sea muy difícil explicar tu patología y todas las precauciones que deben tomar a la hora de preparar tu comida. Puedes hacer tu “carnet” tu mismo/a o acudir una vez más a la página web de la FACE, aquí encontrarás textos que te serán de gran ayuda a la hora de comer.

  • Piensa en alternativas naturalmente sin gluten

    Lo más recomendable para evitar la intoxicación es consumir platos preparados con ingredientes que de forma natural no contienen gluten como pueden ser la carne, las verduras, los huevos o las frutas. Eso sí, recuerda que esto puede no librarte de la contaminación cruzada. Recuerda que la única forma de no intoxicarte es acudir a restaurantes 100% gluten free si quieres disfrutar sin preocuparte por nada, de este modo ¡te ahorras en salud!

Tanto si hace poco que te han diagnosticado la intolerancia como si hace años que lo eres, sabes que tu condición tiene algunas limitaciones que no puedes evitar. No obstante ¡nada puede impedirte disfrutar de unas buenas vacaciones! Y recuerda contarnos en los comentarios cuáles son tus tips para viajar siendo celíaco.